Política

Creación

En fecha dieciséis de diciembre de mil novecientos noventa y siete y dentro del marco de las atribuciones conferidas a la Corte de Justicia por el Art. 207, Inc. 4) y 12), de la Constitución de la Provincia y Art. 14, Inc. b) y k) de la Ley Orgánica de Tribunales y sus modificatorias, se acordó crear la Escuela de Capacitación Judicial, como organismo permanente dependiente de la Corte de Justicia, cuyo principal objetivo será el de promover la formación continua y el perfeccionamiento de Magistrados, Funcionarios y demás integrantes del Poder Judicial.
    Es así que la Escuela de Capacitación colabora para que los Recursos Humanos del Poder Judicial puedan superar las dificultades que diariamente se presentan en el cumplimiento de su labor. Para ello,  su actividad habrá enfatizar los siguientes puntos:
•    Se debe enseñar lo que se necesita.
•    Se debe asegurar que lo enseñado sea aprendido.
    Se parte de la base de considerar que la Escuela de Capacitación es una oficina que cumple con función organizacional de características intermedias (de “servicio”), en tanto despliega las acciones necesarias para que los agentes que integran el Poder Judicial adquieran los conocimientos, habilidades y actitudes necesarias par el cumplimiento de sus tareas y proyectos.
    Lo anterior implica comprender que la capacitación no es un fin en sí misma, sino que sirve al Poder Judicial como una oficina de apoyo para el cumplimiento de su misión institucional, como Poder del Estado.
    La capacitación que se brinde deberá tener en cuenta las siguientes características:
Focalización en el objetivo principal: Poner a las personas en condiciones de hacer lo que tienen que hacer en conocimientos, habilidades y actitudes.
Utilidad y consecuencias: En la selección de los ejes temáticos de la capacitación, se debe tener principalmente en cuenta la utilidad o destino de lo que se aprende.
Decisión organizacional: la decisión del qué y el quién de la capacitación ha de ser direccionada por la propia Corte de Justicia, ubicando a la capacitación como requisito necesario para cada puesto de trabajo.
Oportunidad, tiempo y lugar de la capacitación Las actividades han de asumir restricciones de momento, duración,  forma  y lugar en el proceso educativo, puesto que se trata de capacitar a personas que están trabajando
Educación de adultos: La efectividad de la capacitación del adulto tiene íntima relación con su motivación.
Rol del capacitador: el capacitador habrá de conocer la situaciones de trabajo, haciendo propias las dificultades y logros de sus alumnos,
 
El Acuerdo General Nro. 34 del 16 de diciembre de 1997, establece:
Es objetivo de la Escuela de Capacitación promover la formación continua y el perfeccionamiento de Magistrados, Funcionarios y demás integrantes del Poder Judicial. La actividad ordinaria de la misma será el dictado de cursos, seminarios, charlas, adecuado a las particularidades inherentes a los fueros y grados de los distintos organismos del Poder Judicial, destinados a Magistrados, Funcionarios y Empleados.
Estructura: La Escuela estará dirigida por una Comisión Directiva, integrada preferentemente por Magistrados de cada fuero, Funcionarios del Ministerio Público, cuyo número y designación lo hará la Corte de Justicia, y dos funcionarios que harán las veces de Secretario y Prosecretario de la creada Escuela de Capacitación, pudiéndose designar empleados administrativos cuando se aborden temas específicos a su agrupamiento. El desempeño de la Comisión Directiva será ad-honorem y durarán dos años en sus funciones.
Funciones y atribuciones:
La Dirección didáctica de la Escuela.
Proponer ante la Corte de Justicia el proyecto de reglamento de la Escuela.
Proponer anualmente y antes del inicio de cada ciclo lectivo – que no debe exceder del 15 de marzo de cada año – los planes de estudio, programa de los cursos a dictarse y su duración, ante la Corte de Justicia para su aprobación. Ello sin perjuicio de que durante el ciclo fuere conveniente la inclusión de alguna actividad no prevista originariamente.
Proponer ante la Corte de Justicia la designación de los docentes o personas que deberán desarrollar cada actividad que se promueva.
Las resoluciones de la Comisión Directiva serán tomadas por mayoría de votos. La Comisión Directiva sesionará cuando menos, una vez al mes durante el período lectivo y su quórum será de la mitad mas uno de sus miembros titulares. Los Señores Ministros de la Corte podrán participar de tales sesiones, por sí o por el Actuario que ella designe. Para ello, la realización de cada sesión deberá comunicarse por escrito a la Corte de Justicia, con una antelación al menos de dos días.
Al finalizar cada período lectivo la Comisión Directiva deberá presentar ante la Corte de Justicia, un informe sobre la actividad desarrollada durante el año y la evaluación de la misma.
Sin perjuicio de lo establecido en el punto C-2, la Comisión Directiva deberá llevar un libro de Actas de Sesiones en donde se consigne también la asistencia de sus integrantes. El libro especificado deberá ser rubricado por ante la Secretaría Administrativa de la Corte de Justicia.